jueves, 25 de octubre de 2012

PREPARACIÓN GENERAL: CICLISMO Y ESQUÍ




En términos generales el entrenamiento de esquí alpino requiere sobre todo de fuerza, resistencia anaeróbica, potencia y resistencia a la fuerza. Sin embargo, sin entrar en el entrenamiento de un esquiador de alto rendimiento, es importante mejorar nuestra resistencia aeróbica y adquirir una buena base antes de comenzar la temporada de esquí. Esto nos ayudará a retrasar los efectos de la fatiga, aguantar los posibles esfuerzos y sobre todo disfrutar mucho más de la nieve y de la montaña.

Es por ello que aparte de entrenar en el gimnasio es interesante practicar otros deportes que desarrollen nuestra capacidad aeróbica (nuestra resistencia). A mí personalmente me gusta ir a correr, sin embargo si queremos mejorar en más aspectos relacionados con la preparación del esquí, la bicicleta es uno de los deportes más recomendables.
 
Aunque el esquí tiene componentes muy diferentes a los del ciclismo (entre otros realiza ejercicio isométrico y esfuerzos más breves y explosivos), la bicicleta de montaña desarrolla una potencia en las piernas que nos beneficiará directamente sobre los esquís. Además aunque no existe una transferencia directa entre un deporte y otro como lo hay con el patinaje, si que hay una transferencia a nivel de equilibrio y de coordinación así como una gran mejora del rendimiento. 
Recogiendo información he podido constatar que generalmente los buenos ciclistas de montaña tienen menos dificultades para mejorar su nivel de esquí que deportistas que proceden de otras modalidades, y que a su vez los buenos esquiadores suelen mostrar un buen rendimiento en ciclismo.
 
¡Así que ánimo!, antes de que comience la temporada, pon a punto a tu bici y ponle energía. Seguro que no te arrepentirás.

viernes, 12 de octubre de 2012

UN DÍA CUALQUIERA



Hoy es uno de esos días en los que siento que no puedo con nada. Me duele el cuerpo y la energía me ha abandonado. Abro los ojos por la mañana y lo único que pienso es: “puffff””. Podría quedarme durmiendo más, pero la voz de la conciencia me dice que me levante.
Tengo el día entero para ir a entrenar, pero no tengo ganas. Realmente pienso que no podré y sólo de pensarlo me canso.
Pasa la mañana y todavía no he hecho amago de hacer algo. Sigo en pijama y lo único que me apetece es estar sentada en el sillón. Desayuno, como, … qué pereza. Y yo sigo en pijama.

Es uno de esos días que todo  te molesta. Que no quieres que te de ni un rayo de sol. Y lo único que consigo es aumentar el mal humor a medida que pasan las horas. Me dejo estar.

Pero sé que debo de hacer algo. A pesar de los dolores y del cansancio me pongo en pie. No con mucho ímpetu pero busco mis mayas de la bici. Camiseta, coleta, zapatillas... ufff. No creo que pueda hacer mucho pero por lo menos ya estoy vestida. Voy a salir a despejarme. Mejor algo que nada.

Salgo por la puerta y cojo mi bici. Para quitar hierro me digo; " no te preocupes, haz sólo lo que puedas. Hoy no es tu día".
Comienzo a pedalear y empiezo a sentirme bien. Me cuesta pillar el ritmo pero por lo menos ya respiro aire fresco. Los pensamientos empiezan a tomar otro color. Ya no quiero hacer menos de lo que me corresponde. Tengo que subir a Artíes y bajar.

Subo hasta llegar. Pero una vez allí, para sorpresa mía me digo: PUEDO MÁS. Llego a la entrada de Salardú y siento que puedo aún más. Y al fin, llego más allá de donde pensé que no conseguiría en semanas. Me siento feliz. Tanto que me doy media vuelta y me voy directa al gimnasio.

 
Este era un día cualquiera, un día en que ni la fuerza ni los buenos pensamientos me acompañaban. Un día de los muchos que me han atrapado durante años y que no quiero que se vuelvan a repetir. Porque me demuestro continuamente que puedo mucho más de lo que pienso.

Creer en uno mismo, hacer caso omiso a quienes creen que lo que haces es poco o absurdo, superar el pesimismo, no preguntar a todo ¿para qué?, y afrontar que lo bueno también requiere esfuerzo y voluntad. Esa es mi conclusión.

 en contra del dicho popular "Querer es poder", para mí:

QUERER NO ES SIEMPRE PODER pero sin duda,  MÁS HACE EL QUE QUIERE QUE EL QUE PUEDE


domingo, 7 de octubre de 2012

SIN PRISA PERO SIN PAUSA



Mañana termino mi segunda semana de entreno. Empecé la primera más o menos suave pero en esta he subido la intensidad y he comenzado a ir al gimnasio. La verdad es que no soy chica de gimnasio. No me gusta hacer deporte en un lugar cerrado y las pesas me resultan monótonas y aburridas. Pero sé que hay que hacerlo si quiero obtener buenos resultados. Debo de ponerle ganas. Es fundamental fortalecer  la musculatura ya que sólo hacer ejercicio aeróbico no es suficiente. Al igual que no sería suficiente que llegara la temporada de esquí y sólo aprendiera a esquiar. Si, aprendería a esquiar, pero en el momento de querer progresar me estancaría. Recordemos que “no se hace deporte para hacer ejercicio; se hace ejercicio para hacer deporte”.

Un amigo me comentó que esquiar es fácil. Que en unos días o una “Semana Blanca” , uno sabía hacerlo. Bueno… discrepo. Creo que todos somos capaces de aprender lo más básico en una semana y ser capaces de deslizarnos  por las pistas. Yo lo he hecho sin recibir ni una sola clase y me lo he pasado de miedo. Pasárselo bien es genial.
Pero yo a eso no lo llamo saber esquiar. Seamos honestos con nosotros mismos. Yo ahora soy consciente de lo requetemalísima que era. Y además pensaba que por no caerme era una crack, jaja. ¿Alguien se siente identificado? Y que conste que no caerse es un logro cuando por fin lo consigues. Pero por favor, no es lo mismo nadar a perrito que nadar a mariposa. Las dos cosas son nadar, pero no vayamos a comparar…
 
Quiero concienciaros de que el esquí es un deporte muy técnico y requiere de esfuerzo y dedicación. Y yo debo decir que aunque me deslizo, no tengo ni idea de esquiar.

Con respecto a mi entrenamiento (lo podéis ver en la pestaña de Planificación), me traje la bicicleta de montaña y la de carretera la dejé durmiendo en Madrid pensando que no la daría uso. Y ahora me arrepiento porque le estoy cogiendo gustillo. De momento subo desde Vielha hasta Artíes que son 6,5 Km de subida y luego bajo. Pero estoy empeñada en ir subiendo pueblecito por pueblecito. El siguiente es Gessa, Salardú, Tredós… y lo que me dé el cuerpo. Ahora mismo me duele literalmente el culo; síntoma de que estoy haciendo las cosas bien. Comentar que la bici es una buena transferencia al esquí por el equilibrio y por el fortalecimiento de las piernas.

De momento hacer 4 días de aeróbico (bici o carrera continua) y 3 o 4 días de pesas no está mal. Ayer recibí mis esquís nuevos y estoy muy contenta. Ya voy entrando en situación y centrándome. Siento un cambio de actitud en mí y me gusta.

Por lo demás la vida aquí es muy tranquila. Me estoy adaptando bien y espero ir conociendo gente y nuevas rutas.  Prometo poner fotos J

¡Hasta la próxima semana! 

Sigueme en Facebook

Contador

El tiempo

Seguidores

Con la tecnología de Blogger.