sábado, 19 de diciembre de 2015

ESQUIAR CON NIÑOS - PREPARACIÓN Y EQUIPACIÓN


Son muchos los padres o familiares que se ven un poco perdidos en el momento de preparar a los niños ante sus primeros días de esquí o sus primeras clases. Es normal, sobre todo si ellos o vosotros también estáis comenzando. Voy a intentar facilitar ese proceso con cosas sencillas para empezar. Tener además en cuenta que la mayoría de los puntos que voy a abarcar son también aplicables para los adultos.


ABRIGO: Pongamos un ejemplo. Imaginemos que es la primera vez que vas a esquiar con los peques y te ves en el momento de prepararlo. Miras por la ventana y hace sol. ¡¡Perfecto!! no hace frío... ¡Error! mira siempre las condiciones del tiempo, pues el que haga sol no es sinónimo de calor. Al igual sucede al contrario: día gris no es equivalente a frío extremo.
 ¿Por qué es importante saber las temperaturas? Son muchos los niños que llegan con
exceso de abrigo y no pueden casi ni moverse. Lo pasan mal y sudan continuamente. Lo mismo ocurre al contrario: niños que van poco abrigados y que al rato se quedan congelados. Informémonos de las temperaturas, tiempo, viento y abriguémoslos acorde a ello. Lo idóneo es por capas:

1. Camiseta térmica o larga que no sea de algodón ( El algodón se empapa de sudor porque no transpira, lo que significa quedarse mojado).
2. Chaqueta, sudadera o chaleco de forro polar.
3. Abrigo/chaqueta de esquí (impermeable y transpirable).


PANTALONES O MONO DE ESQUÍ: Importante que sean impermeables. Si las temperaturas son muy bajas ponerles leggins largos debajo. Al ponerles las botas, poner la funda impermeable del pantalón  por encima de ellas y no por dentro.

CALCETINES: los calcetines tienen que ser gorditos y largos (hasta debajo de la rodilla). Si los calcetines son cortos, luego habrá problemas con las botas ya que no tapan las zonas en las que la pierna tiene contacto con la bota. Además suelen arrugarse haciéndoles daño en los laterales del pie. Conclusión: calcetines largos y bien estirados. Y al igual que la camiseta, que no sean de algodón :-)

GUANTES: es importante escoger unos guantes del tamaño de sus manos. ¿Qué quiero decir con esto? Pues que si tienen unos guantes demasiado grandes se les caen a cada rato. Uno va a estar más preocupado de que no se les caigan que otra cosa. Además ellos tienden a quitárselos si no se sienten cómodos. Por otro lado si los guantes son muy pequeños, en cuanto se los quitemos por alguna necesidad luego es imposible volvérselos a poner. Los dedos no les entran y aún se hace más difícil con la humedad.
Seamos sensatos, los niños juegan con la nieve y los guantes son importantes. Cuando son muy pequeños (de 3 a 6 años aproximadamente), yo soy partidaria de escoger unas manoplas bien calentitas. Son superfáciles de poner incluso para ellos que es también de lo que se trata.
 
BUFANDA O BRAGA: no dejemos nunca el cuello al descubierto. Si queremos también tapar la cabeza porque hace mucho frío, lo mejor es un pasamontañas que le tape bien las orejas.

 
GAFAS DE ESQUÍ: gafas de ventisca (de esquí ) y no gafas normales de sol. De esta manera evitamos que se les meta nieve por los ojos, molestias con el viento, evitamos que se les caigan, que se les empañen y además protegemos sus ojos al 100%. Si tienen gafas graduadas ahora
venden gafas de esquí diseñadas para que los niños puedan llevarlas debajo.



CASCO: Obligatorio. Que se ajuste bien a la cabeza. Si lleva pasamontañas probárselo con él ya puesto.

BOTAS Y ESQUIS: lo normal es que al principio los alquilemos ya que los niños crecen muy rápido.  En las tiendas de alquiler se van a encargar de buscar cuales son los esquís ideales así como las botas. Pero si se tiene la intención de ir mucho a esquiar durante toda la temporada o te los van a prestar, ten en cuenta que las botas tienen que tener un poco de espacio en la punta del pie y que los esquís deben llegarles aproximadamente a la altura de la barbilla. No más largos que su altura puesto que les vas a dificultar el aprendizaje. Tampoco cojamos esquís de hace 30 años porque te lo has prestado alguien con toda su buena voluntad... (que conste que lo he visto hacer). Los esquís actuales facilitan los giros y además seguro que nos gusta que nuestro niño/a aprenda en igualdad de condiciones que los demás.
Si vemos que los esquís no deslizan llevémoslos a la tienda para que les apliquen cera.
Prestar atención de no ponerles las botas al revés. Las hebillas tienen que cerrarse en los laterales exteriores de la bota y el pie debe estar bien sujeto.

















BASTONES: los niños cuando empiezan en realidad no necesitan los bastones. Es una cuestión de aprendizaje. Pero es cierto que a muchos de ellos les hace ilusión llevarlos. Se preguntan ¿por qué tú puedes y ellos no?. Y en realidad si te pones en su lugar tienen toda la razón jaja. Somos su ejemplo y ellos aprenden de lo que ven.
Bueno, yo aquí intentaría manejar la situación de la mejor forma posible. Déjales disfrutar de los bastones en zonas llanas para que aprendan a empujarse o sencillamente que se familiaricen con ellos. Pero eso si, para hacer sus primeros descensos hay que convencerles que es mejor que no los
lleven.

CREMA DE SOL: por favor, no hay que dejar a los niños más blancos que a un muñeco de nieve. La crema de sol se pone una hora o media hora antes para que la piel lo absorba. El poner más crema no es sinónimo de mayor protección. Lo que hay que hacer es echarles crema cada determinado tiempo. Los días que no se ve mucho el sol también.
Como curiosidad, el que una crema sea de un factor más alto o más bajo no significa que tenga mayor o menor protección. Una mayor factor significa que una crema dura más tiempo sin necesidad de volverte a echar. 

PAÑUELOS DE PAPEL: si vas a dejarles en un curso déjales un paquete en el bolsillo. Los profesores suelen estar preparados pero no está demás que él también lo esté.

PEQUEÑA MERIENDA: en las clases dependiendo de la duración de ésta y de la edad, a veces se hace una pequeña pausa para recargar energías. Prepara una bolsita de plástico con un sandwich y un zumito dentro (por poner un ejemplo) y métesela en el bolsillo de la chaqueta.
El equiparles con una mochila aunque sea pequeña, al final es un estorbo. Y a no ser que sea por un caso especial, el profesor tampoco tiene porqué llevar las mochilas de los niños.


Otra opción muy concurrida es darle dinero al profesor, pero reconozco que a mi no me termina de gustar. Ando con mucho cuidado con el tema de las comidas, alergias, etc... Ante la duda, mejor que se lo lleven todo preparado de casa que no cuesta nada.

IDENTIFICACIÓN: ojalá no te ocurra nunca pero por si acaso un niño se pierde, lo ideal es meterles en el bolsillo una tarjeta con su  nombre, edad, tu nombre y número de teléfono ( aparte de lo que quieras aportar). Por otro lado, sea cual sea la edad, decidles a quien deberían dirigirse. Por ejemplo: "acércate a los que van vestidos de color verde".



MOCHILA DE LOS PADRES: entre otras cosas lleva siempre agua, calcetines, camiseta y ropa interior de recambio, así como gorro para cuando se quite el casco.


 
 
* La edad a la que pueden empezar a esquiar los niños así como el aprendizaje del esquí, lo desarrollaré con detalles en mi siguiente artículo. Pero como referencia pensemos que a partir de los 4 años suele ser la edad más adecuada. Aquí dejo además otros dos artículos relacionados:

- Primera equipación de esquí (adultos)
- Algunos consejos


0 comentarios :

Sigueme en Facebook

Contador

El tiempo

Seguidores

Con la tecnología de Blogger.